Centro Médico Esbeltic Model
Clínica Autorizada por Sanidad nº CS-00742
C/ Bravo Murillo 60, 1ª Planta. 28003, Madrid
Solicita una consulta gratuita
Llama al
91 554 25 00
o manda un WhatsApp al 610 554 250 Escríbenos por WhatsApp

Mastopexia: Elevación De Mamas

La mastopexia es un tratamiento quirúrgico que sirve para corregir las mamas muy caídas. Este tipo de cirugía puede realizarse para solucionar dos tipos de situaciones:

  • Mamas pequeñas y caídas: se recolocan y además se les introduce una prótesis para proporcionarles mayor volumen. Las mujeres que se encuentren en esta situación son las candidatas perfectas para este tipo de cirugía, pues aunque se pueden elevar mamas de cualquier tamaño, los resultados no son tan duraderos en mamas grandes.
  • Mamas de tamaño normal y caídas: únicamente se recolocan a su posición original.

Con la mastopexia también se puede disminuir el tamaño del pezón, cuando éste es excesivamente grande.

Los senos es una de las zonas más delicadas de la mujer, pues existen muchos factores que pueden influir negativamente en su forma, provocando su caída. La edad, la gravedad, el volumen de la misma, el embarazo y la lactancia, fumar de forma habitual, estar predispuesta genéticamente, usar sujetadores no adecuados o las pérdidas de peso son algunos de los más frecuentes.

Este tipo de cirugía proporciona a la mujer que se la realiza una mayor confianza y seguridad en sí misma, sintiéndose más atractiva, lo cual afecta de forma positiva en todos los aspectos de su vida: laboral, social y conyugal.

De forma general se puede decir que la mastopexia elimina el exceso de piel que sobra dejando los senos más firmes. Para ello actúa sobre la piel y el tejido mamario, el cual está formado por los ligamentos de suspensión, las glándulas mamarias y la grasa. El músculo no se toca para nada, por lo que cuando aparece este problema el ejercicio físico específico en esta zona no es eficaz, lo que convierte a esta cirugía en una herramienta muy útil para solucionar el problema.

La mastopexia tampoco afecta a los conductos de la glándula mamaria ni al pezón, por lo que no existe ningún impedimento para poder amamantar en el caso de querer hacerlo. De todas maneras, cualquier duda relacionada con este tema deberá ser expuesta en las primeras consultas con el médico.

A medida que pasan los años el pecho de la mujer se ve sometido a cambios estructurales y funcionales que junto a la irremediable gravedad hacen que el pecho se vuelva flácido y caído. Los cambios de volumen por variaciones en el peso, por los embarazos y la lactancia, junto con la modificación que sufre la glándula mamaria por los cambios hormonales fisiológicos, los cambios en la elasticidad cutánea, el exceso de exposición al sol y el no uso del sujetador son factores definitivos para la aparición de un pecho fláccido y caído. Muchas veces la caída del pecho se debe a un exceso de volumen. En las dos situaciones mencionadas está indicado realizar una mastopexia o elevación de pecho. La mejor candidata es la mujer que tiene expectativas razonables tratando de mejorar su aspecto y no aquella que busca la perfección.

PREOPERATORIO: En la consulta previa a la intervención es necesaria la exploración mamaria, la comprobación de ciertos parámetros y la realización de fotografías. La exploración mamaria junto con la edad y los antecedentes servirán para realizar otras pruebas complementarias (ecografía, mamografía, etc.) antes de la operación. Las mediciones ayudarán para decidir qué técnica emplear y las fotografías servirán para valorar el resultado.

HOSPITALIZACIÓN: internamiento durante 24 horas

ANESTESIA: anestesia general.

INTERVENCIÓN: La intervención consiste en elevar el pecho caído, remodelar la mama y situar el complejo areola-pezón en una posición más alta, para ello es necesario extirpar el exceso cutáneo y adaptarlo al volumen mamario que va a quedar, teniendo en cuenta que:

  • 1. Cuando el pecho esté prácticamente vacío será necesario asociar la colocación de una prótesis que aporte volumen.
  • 2. Si existe cierta cantidad se realiza la mastopexia extirpando exclusivamente el exceso de piel y remodelando la mama.
  • 3. Cuando el volumen mamario es excesivo se asocia a la extirpación de tejido mamario graso-glandular (mamoplastia de reducción).

Existen varias técnicas para realizar la mastopexia. La opción depende de las características de la mama y de la preferencia del cirujano.

TIEMPO QUIRÚRGICO: La duración de la operación es de 2-3 horas.

La operación se realiza en quirófano y, en la mayoría de los casos, se necesita permanecer una noche ingresado. Se lleva a cabo bajo anestesia general, y en algunos casos muy especiales donde las incisiones que se van a realizar son pequeñas, se puede administrar local más sedación, de tal manera que la paciente permanece despierta durante la misma. Dura aproximadamente entre una hora y media y tres horas, y aunque las técnicas quirúrgicas para realizar la mastopexia son variadas, la más frecuente es aquella que deja un corte en forma de T que sigue el perímetro de la mama. En determinados casos, en los que la mama es pequeña, tan solo es necesario hacer una cicatriz en torno a la areola. Una vez se ha eliminado la piel sobrante, el pezón y la areola se colocan en la posición adecuada. Si fuera necesario colocar una prótesis, ésta se colocará debajo del músculo del pecho o debajo del tejido mamario.

EFECTOS SECUNDARIOS: Después de la cirugía aparecerá dolor que se puede controlar bien con analgésicos. También aparecerán amoratamientos, inflamación y alteraciones de la sensibilidad que serán temporales. Necesariamente quedarán cicatrices de diversa longitud y localización que con el tiempo pasarán a ser poco visibles.

En general los efectos que se producen tras esta operación y que son absolutamente normales son:

  • Ardor en los pezones.
  • Disminución temporal de la sensibilidad en los pezones. En algunos casos puede llegar a ser para siempre.
  • Mayor sensibilidad en las mamas en las semanas posteriores a la mastopexia.
  • Cicatrices de un color rojo fuerte y de tacto duro, al menos durante los primeros 6 meses. Con el tiempo se van volviendo blancas, llegando a hacerse casi invisibles. En cualquier caso, las cicatrices que se realizan durante la intervención suelen hacerse en zonas donde después queden disimuladas por la ropa interior, un bikini, o el bañador. La mayor o menor facilidad de cicatrización puede estar condicionada por el hecho de que la paciente fume o no.

RIESGOS: Son los propios de la anestesia y los derivados de la cirugía, fundamentalmente el sangrado, los hematomas, las infecciones, pérdida parcial de la piel, alteraciones duraderas de la sensibilidad del complejo areola-pezón, problemas de cicatrización (ensanchamientos, hipertrofias y queloides), asimetrías de las mamas y del complejo areola-pezón. Existe riesgo de no poder amamantar en el futuro. Las fumadoras tienen más riesgo de padecer pérdidas de piel y problemas de cicatrización.

POSTOPERATORIO: Tras la intervención tendrá que llevar un vendaje entre 1-2 días y vestir un sujetador, día y noche, durante 1 mes.

Tras la operación, se procede a poner un vendaje elástico y, en la mayoría de los casos, un drenaje durante un par de días. Cuando éstos se retiren se reemplazarán por un sujetador especial que deberá llevarse durante tres o cuatro semanas. Los puntos se retirarán a las 2 semanas. Aunque se puede volver a la vida cotidiana en uno o dos días siguiendo las instrucciones del cirujano, las molestias pueden extenderse un par de semanas más, por eso es necesario tomar la medicación y seguir las instrucciones que dé el cirujano (no coger peso durante el mes siguiente a la operación y evitar el contacto físico en esa zona durante al menos los 15 días siguientes).

Los puntos son retirados en 2 semanas.

Durante la recuperación deben evitarse los movimientos bruscos, no levantar peso ni elevar los brazos por encima de los hombros.

Si el trabajo no implica gran actividad física se puede volver a él en 7-10 días. El ejercicio físico enérgico podrá reanudarse de mes y medio a 2 meses.

La mejoría será progresiva en los meses posteriores, pero el aspecto ideal no se verá hasta pasado 1 año, ya que para entonces las cicatrices serán menos visibles y la forma más estable.

Es aconsejable llevar algún familiar que acompañe al paciente a la salida del hospital y que además le ayude durante un par de días si fuera necesario.

A veces la piel de la mama presenta un aspecto seco tras realizar la intervención, para evitarlo se puede utilizar algún tipo de crema que hidrate la zona, aunque teniendo mucho cuidado de no aplicarla sobre las cicatrices, pues podría retrasar su curación.

La mastopexia no es una operación sencilla, sin embargo, no tiene porqué tener complicaciones si el equipo médico es el adecuado. Los riesgos más peligrosos, aunque son poco comunes en este tipo de operación, son la infección y la hemorragia, que influyen en la anchura de las cicatrices.

El resultado de la mastopexia será del todo satisfactorio si la persona que se la va a realizar es realista y conoce desde la primera consulta lo que se espera de la operación. En esta consulta con el cirujano éste deberá estudiar el estado de salud de la paciente, los factores que determinarán el tipo de técnica que es necesario utilizar para ese caso en concreto (la forma y el tamaño de las mamas, el estado de la piel,…) así como aquellos que pueden afectar a la correcta evolución del resultado (ser fumadora,…).

La paciente expondrá sus dudas, miedos y lo que espera de la operación de una manera totalmente sincera. Así mismo el cirujano también deberá ser claro con ella, en cuanto a qué técnica quirúrgica es la más adecuada para ella y cuál será el resultado verdadero que se obtendrá de la misma, así como las posibles complicaciones que pueden derivarse.

También influirá en el resultado el seguir todo las directrices que nos marca el profesional en cuanto a la alimentación, fumar o tomar medicamentos o vitaminas en las semanas anteriores y posteriores a la operación.

Hay que tener claro desde el principio que, aunque los resultados que se obtienen son duraderos, no son permanentes, pues como ya hemos mencionado al principio, esta zona es extremadamente delicada y se ve afectada por una gran variedad de factores tan comunes como son el aumento de peso o fumar.

Reserve una primera consulta GRATUITA llamando al 91 554 25 00.
Financiamos nuestros tratamientos de rinoplastia hasta en 5 años.

Cirugí Estética

Última Actualización: 22/04/2014


Pulse y nosotros le llamaremos gratis
Nosotros le llamamos. Haga clic aquí
Envíenos su consulta
Centro médico acreditado
C/ Bravo Murillo, 60 1ª planta
28003, Madrid
Tel: 915 542 500
Última actualización: 22/04/2014