Historia del botox para uso estético - Esbeltic Madrid

Historia de la Toxina Botulínica para uso estético

La Toxina Botulínica o botox es una sustancia generada por una bacteria que se llama Clostridium Boltulinum, que actúa paralizando los músculos en los que se inyecta, de tal manera que su uso consigue eliminar las arrugas de diferentes zonas de la cara. Es un producto muy purificado y que se administra en dosis muy pequeñas, por lo que su uso es bastante seguro a las dosis indicadas.

La toxina botulínica se presenta en diferentes tipos de preparados farmacéuticos, que se comercializan con diferentes nombres.

Los comienzos de la Toxina Botulínica para uso médico se remontan a los inicios de los años 70, donde prestaba un excelente servicio en oftalmología.
Alan Scott, un oftalmólogo de San Francisco fue el primero que usó dosis de la toxina botulínica para curar el estrabismo, aportando a esta rama de la medicina, una estupenda alternativa que implicaba menor riesgo que la intervención quirúrgica.

El descubrimiento de la Toxina Botulínica para uso estético se llevó a cabo de forma totalmente accidental, a manos de una doctora, Jean Carruthers, en 1987, cuando estaba tratando a una paciente que sufría blefaroespasmo con la toxina botulínica tipo A. Notó que, a la vez que se solucionaba la contracción del párpado, desaparecieron las arrugas del entrecejo y de la patas de gallo mostrando la paciente un aspecto mucho más joven.

Jean Carruthers y su marido, cirujano estético, emprendieron una investigación sobre 30 pacientes, que duró 3 años, y que sirvió para presentar ante la Academia Americana de Dermatología, el primer estudio de seguridad a nivel mundial de la utilización de la Toxina Botulínica-cosmético.

A partir de entonces, el uso de la toxina botulínica se ha extendido con gran éxito por más de 70 países, en los que numerosos informes científicos han avalado sus resultados, seguridad y los beneficios de este tratamiento comparado con otros. En EEUU, por ejemplo, ha llegado a desbancar al láser, el lifting o los rellenos.

A principios del 2004 el uso cosmético de la toxina botulínica llegó a España, después de que ésta se estuviera utilizando en nuestro país en otros campos de la medicina. Desde entonces, su uso ha crecido en nuestro país de una forma espectacular, pues los pacientes que se someten a estos tratamientos confían cada vez más en los beneficios que su utilización pueda reportar.

España está en el tercer puesto en el ranking de los países que más infiltraciones se realizan, ya que económicamente es muy accesible.

La SEME, Sociedad Española de Medicina Estética, advierte que aunque es un tratamiento sencillo de llevar a cabo, debe realizarse por médicos entrenados específicamente en este procedimiento, que posean un conocimiento profundo de la anatomía humana, de los instrumentos y las dosis.

  • Queremos ser el mejor centro de tratamientos estéticos con Toxina Botulínica en Madrid

¿Quiere más información sobre los precios de Botox en Madrid?

Historia de la Toxina Botulínica
5 1 voto

Pulse y nosotros le llamaremos gratis

Última Actualización: 17/04/2017


Pide tu 1ª consulta gratuita
Nosotros le llamamos. Haga clic aquí
Centro médico acreditado
C/ Bravo Murillo, 60 1ª planta
28003, Madrid
Tel: 915 542 500
Última actualización: 17/04/2017