Gracias, Ya no fumo : Prensa

Gracias, Ya No Fumo.

Cada año más españoles se animan a combatir el vicio del tabaco

Revista Epoca dejar de fumar

El tabaco, el único producto que provoca lesiones por consumirlo según las instrucciones, continua sumando adeptos. Pero también son cada vez más las personas que intentan liberarse de la adicción, y los métodos y sistemas de ayuda con que cuentan para conseguirlo. Acupuntura, biorresonancia, terapia de grupo, parches o chicles de nicotina, hipnosis, relajación…Si es usted fumador empedernido y empieza a padecer de tos matutina, sensación de esclavitud, rechazo social, y/o mala conciencia por lo compulsivo, insano y caro de su vicio, convénzase: dejar de fumar es posible. Para corroborarlo, ÉPOCA relata algunas experiencias reales y cercanas de grandes fumadores que hoy ya no lo son.

El pasado diez de mayo, bajo la atenta supervisión de una doctora, di las últimas caladas oficiales a un cigarrillo–estaba en marcha un reportaje sobre la posibilidad de dejar de fumar, con mis propios pulmones a prueba.

Nada más apagarlo empezó una sesión de unas dos horas; biorresonancia, acupuntura, mentalización y relax. Desde entonces soy una fumadora que no fuma. Tengo momentos de satisfacción y momentos de angustia. Pero cada día que pasa, los primeros empiezan a superar a los segundos y hoy puedo decir, con asombro, que dejar de fumar es posible.

No ha sido fácil, y desde luego, sola no lo hubiera conseguido. El éxito se lo debo a mi propio esfuerzo, al apoyo de amigos y familiares, y al hecho de someterme a un tratamiento de terapias combinadas. Acudí para ello al

Articulo en Revista Epoca sobre dejar de fumar

Centro de Medicina Biológica Esbeltic Model, en Madrid. Allí me explicaron su sistema de desintoxicación, “es muy fácil. Por un lado provocamos una bajada rápida del nivel de nicotina para disminuir las molestias del síndrome de abstinencia. Para ello aplicamos terapias alemana, como la biorresonancia, que ha demostrado eficacia en la eliminación de toxinas. En segundo lugar, con la ayuda de la acupuntura, bloqueamos la angustia y la ansiedad que aparecen al dejar de fumar y que empeoran el carácter o inducen a comer más. Y, por último, con terapias de relajación y apoyo psicológico, potenciamos la aversión al cigarrillo para que deje de resultar agradable su olor y su sabor”.

El secreto de del éxito: Motivación personal

Segundo articulo en la revista epoca sobre dejar de fumar

Mientras la doctora me explicaba todo el proceso yo estaba nerviosa y sin dejar de pensar en el tabaco. De pronto me flaquearon las fuerzas, se me olvidaron todos los motivos por los que quería dejar de fumar, “¿pero que hago yo aquí?”. La doctora inicio entonces un test de valoración y mientras contestaba a sus preguntas: “llevo 17 años fumando; tabaco rubio; actualmente, cerca de dos paquetes diarios; no vivo- aunque si trabajo- en ambiente fumador; toso poco pero me duele la garganta cada mañana…”, recupere el interés por dejar un vicio que, además, me costaba algo asi como 20.000 Pts. al mes, me irritaba los ojos e impregnaba mi ropa de casa de olor y humo.
Dos horas después, con dos mini agujas en  las orejas, un frasco de gotas homeopáticas “para el mono” y muchos caramelos sin azúcar, estaba convencida de lograrlo. Había pasado la prueba pulmonar – que confirmó que estaba al 60% de mi capacidad-, los cincuenta minutos de biorresonancia – algo tan sencillo e indoloro como mantener las manos sobre dos soportes magnetitos- , y otros tantos de acupuntura –en orejas , brazos y piernas- y de relajación. Salí de la clínica dispuesta a poner de mi parte. Porque eso si me lo habían repetido: “No hay métodos panacea, solo sistemas de desintoxicación y ayuda. El secreto del éxito depende del convencimiento personal”.
Un mes después no puedo definirme como ex fumadora –tuve que recurrir a las terapias de refuerzo de Esbeltic Model, ya que, en dos ocasiones, me venció la tentación y no solo fume, sino que robe los cigarros-. Pero, repito, soy una fumadora que no fuma y cada día que pasa me siento mejor y más satisfecha.
Dejar de fumar está de moda. La presión social, las terribles estadísticas médicas y los repetidos mensajes sobre los efectos del tabaco en el organismo surten su efecto. Pero los motivos para plantearse el abandono de este vicio y los sistemas para intentarlo, suelen ser completamente personales. María lo dejó por pura hipocondría y no necesitó más que su voluntad y su aprensión para lograr el éxito.

No hay métodos infalibles:

Rosa ha cambiado el vicio por los chicles de nicotina, ya no fuma, pero no para de mascar. Carlos, que consumía tres cajetillas diarias, se autosugestionó con la edad: “me convencí de que a partir de los 40 cada cigarro que fumas son dos años de vida. Así, el 1 de mayo de 1998 fumé mi último cigarro, consciente de ello, pero lleno de dudas…En los tres primeros meses llevé un paquete de tabaco en el bolsillo. Nunca lo abrí. Y hasta hoy. Me considero fumador, me encanta el aroma del tabaco y estar con gente que fuma. Me hace ratificarme en mi propósito y me recuerda mi logro: he conseguido no fumar”. Ángeles, que llegó a fumar paquete y medio de tabaco rubio al día, ha hecho varios intentos para dejarlo; a las bravas y con ayuda. Pero reconoce que no lo intentó convencida y que el hecho de engordar varios kilos minó su propósito. “Me encantaba fumar y me encontraba perfectamente. Probé la auriculoterapia pensando que me iba a quitar las ganas de tabaco y que dejar de fumar no me iba a costar ningún trabajo. Pero seguí teniendo ganas, estaba ciega por fumar y apenas aguanté dos semanas”. Fue años después cuando vencida por la presión familiar y la machacona influencia de su marido, Ángeles se animó a probar los parches. “Un laboratorio me propuso participar en un programa de tres meses con reducción progresiva de la dosis de nicotina. Primero 30 Mgr, luego 20, y luego 10. Los parches eliminan el síndrome físico, pero tienes que vencer el psicológico, el que asocia el tabaco y el gusto que da en multitud de momentos y actos cotidianos. Esa vez estaba convencida de que quería dejar de fumar  y lo conseguí. Lo fundamental y lo más positivo del tratamiento fue el hecho de no poder fumar sin quitarte el parche. Hoy llevo 5 años sin fumar. Soy ex fumadora y siempre alerta”.
En cualquier caso, lo que es evidente es que no hay métodos infalibles para dejar el tabaco. Lo que hay son sistemas de ayuda para los menos voluntariosos y los más enganchados. De la terapia de grupo a la sustitutiva con nicotina (TSN) ya sea con chicles o con parches; la digipuntura, hipnosis, imposición de manos, acupuntura para dejar de fumar o productos que aún no se comercializan en España, como los inhaladores bucales o nasales, o el Bupropión, un antidepresivo al parecer eficaz para acabar con la adicción al tabaco…Todos los métodos resultan efectivos dependiendo de cada persona, pero en cualquier caso precisan de la voluntad y el esfuerzo del fumador por dejar de serlo. “En esto de romper con el tabaco – dice Ángeles – solo depende de ti mismo”.

Los males:

El tabaco es malo para el corazón, perjudica los pulmones y a la circulación sanguínea, favorece la aparición de cáncer de laringe, esófago, boca o riñón; eleva el colesterol, puede afectar al feto, causa infertilidad y adelanta la menopausia, aumenta los perjuicios de catarros y gripes, deteriora las encías, amarillea dientes y dedos, deshidrata la piel, engrasa el pelo, produce caspa, aumenta la celulitis…En pocas palabras, fumar envejece. Daña la salud, e incluso acorta la vida. Todo científicamente probado. La OMS acusa al tabaco de provocar 25 enfermedades, y cada año intensifica sus campañas contra ese producto. Recientemente su directora general, Harlem Brundtland, ha declarado al tabaco y a la nicotina “los máximos enemigos junto a otras enfermedades convencionales, como la malaria”.A este cúmulo de males se suma la persecución social a que están sometidos hoy los fumadores, en muchas ocasiones, marginados a las peores zonas de restaurantes y locales públicos, por no hablar de los edificios de empresas, organismos y servicios públicos. En los aeropuertos, por ejemplo, el fumador tiene que recorrer metros y metros de terminal antes de encontrar una zona ad hoc. Incluso entonces puede sentirse observado con mal disimulado desprecio. Hasta la educación se ha perdido. Cualquiera puede aceptar un : “Perdone, ¿le importaría dejar de fumar? Me molesta mucho el humo”. Pero tristemente resulta mas habitual el: “¡Qué peste! ¡Tire ese cigarro a váyase!” (con los insultos y tacos de rigor). Parece incomprensible de todo punto de vista que aun haya alguien que fume. Estímulos, apoyo físico y moral y mucha voluntad.

Fuente: Época,  numero 747, 21 de junio 1999

Los tratamientos de Esbeltic Model incluyen la depilación láser, tratamientos capilares, cirugía plástica, aumento de labios, tratamientos para dejar de fumar, el maquillaje permanente y el Toxina Botulínica. Para más información, llame al 91 554 25 00.

¿Quiere más información sobre los precios de Tratamientos para tabaquismo en Madrid?

Vota esta noticia:

Pulse y nosotros le llamaremos gratis

Última Actualización: 17/04/2017


Pide tu 1ª consulta gratuita
Nosotros le llamamos. Haga clic aquí
Centro médico acreditado
C/ Bravo Murillo, 60 1ª planta
28003, Madrid
Tel: 915 542 500
Última actualización: 17/04/2017