Esbeltic ModelClínica de Estética autorizada por Sanidad nº CS-00742
C/ Bravo Murillo 60 1ª Planta. 28003 Madrid, España
Tel:
(+34) 91 554 25 00
Solicita una consulta gratuita. Llama al 91 554 25 00   o manda un WhatsApp al 610 554 250  

Otoplastia: Cirugia De Orejas

Es aquella técnica quirúrgica que lleva las orejas de soplillo o las orejas grandes a una posición más próxima a la cabeza, o bien que consigue disminuir el tamaño de las mismas, cuando éste es extremadamente grande en relación con la altura de la persona, el sexo y la edad.

Aunque la operación de orejas que más se demanda es la corrección de las orejas de soplillo, principalmente por niños y adolescentes, debido a la vergüenza que para éstos supone al enfrentarse con otros niños en el colegio, existen otros problemas para los que la cirugía es una buena opción. Es el caso de “las orejas gachas”, que son aquellas en las que la parte de arriba está doblada hacía abajo, las orejas extremadamente pequeñas, las orejas que presentan algún tipo de deformidad o aquellas que tienen los lóbulos grandes. Con la cirugía también es posible “fabricar” una oreja nueva para personas que hayan nacido sin ella o para aquellas que debido a algún accidente las hayan perdido.

La otoplastia es una intervención que se realiza en el quirófano, de un hospital, y aunque en general no es necesario pasar ninguna noche ingresado, a veces, el tipo de anestesia utilizada requiere hospitalización.

Para adultos y adolescentes se utiliza anestesia local con o sin sedación, de tal manera que el paciente se encuentra despierto pero totalmente relajado. Para los niños, sin embargo, se recomienda anestesia general, por lo que después de la intervención es prácticamente obligada la permanencia en el hospital, para evitar posibles problemas relacionados con la anestesia y para que se pasen totalmente los efectos de la misma.

Aunque se trata de una técnica relativamente sencilla de llevar a cabo, es necesario que el cirujano que vaya a realizarla, haga en las primeras visitas a la consulta un estudio detallado y personal del problema, de tal manera que pueda decidir cuál es la técnica más adecuada para el caso concreto. Además, es muy importante, que el paciente siga las instrucciones que el médico le dé, en cuanto a las cosas que debe o no hacer, antes y después de la intervención.

 

PROCEDIMIENTO

La cirugía de orejas tiene como objetivo corregir
las orejas de soplillo, orejas grandes y otras alteraciones del pabellón
auricular.

TIEMPO QUIRÚRGICO

1 hora.

ANESTESIA

Se realiza con anestesia local y sedación para adultos.
Anestesia general para niños.

HOSPITALIZACIÓN

Adultos y niños: ambulatoriamente.

EFECTOS SECUNDARIOS

Molestias durante los primeros días, especialmente al dormir de lado y
que, por lo general, ceden con ayuda de analgésicos suaves.

RIESGOS

Tiene los mismos riesgos
de cualquier otra cirugía: Infección, hematomas.

RECUPERACIÓN

Vendaje
alrededor de la cabeza durante 48 h.
Los puntos de la cicatriz que quedan detrás de las orejas se retiran a
los 15 días.
Se aconseja llevar una cinta elástica para dormir 4 semanas.

DURACIÓN
DE LOS RESULTADOS

Definitivos (ocasionalmente
hay que hacer algún retoque después de unos meses).

 

Algunas de las normas que se deben seguir antes y durante la cirugía de orejas y que pueden influir en el mayor o menor éxito de la operación son:

  • Antes: no tomar medicamentos que contengan salicilatos (por ejemplo Aspirina) ni fumar 15 días antes de la operación ni 15 días después de la misma.
  • Después: dormir con la espalda y la cabeza algo levantadas, intentando no colocarse lateralmente y evitar mojar los apósitos hasta que se quiten los puntos.

La operación dura en torno a las 2 horas, aunque dependiendo de la complejidad del problema este tiempo puede variar. Aunque la técnica utilizada depende del problema que cada paciente presente, en general, la intervención consiste en realizar un pequeño corte en la parte posterior de la oreja para que el cartílago quede expuesto. Una vez realizada la incisión se esculpe el cartílago y se dobla hacía atrás. Para mantener la nueva posición y forma de la oreja a veces es necesario poner puntos internos, y cortar alguna parte del cartílago para que el resultado sea también más natural. Para terminar se extirpa un triángulo de piel de la parte de atrás de la oreja, y se ponen puntos para cerrar la herida. Aunque es evidente que queda cicatriz, ésta queda disimulada detrás de la oreja y apenas se percibe.

Aunque, en la mayor parte de los casos, solo una de las dos orejas tiene un aspecto anormal, se operan las dos para que el resultado quede lo más natural y simétrico posible.

Tras la operación se coloca un vendaje compresivo en torno a la cabeza, que es sustituido a los pocos días por otro en forma de cinta elástica de pelo y que debe utilizarse durante dos o tres semanas más, especialmente durante la noche, para evitar que se doblen las orejas mientras se duerme o cuando se realiza cualquier actividad de la vida cotidiana.

Los puntos se quitarán aproximadamente en una semana. Tras esto se lavarán todos los días las orejas y la cicatriz con un jabón con ph neutro, secándolo después con aire frío. También se recomienda masajear con vaselina o con una crema específica esta zona.

Aunque el resultado definitivo se valora a partir de los tres meses, y no es apreciable hasta los seis, la reincorporación al trabajo o al colegio se produce a los pocos días de la operación: a la semana en los niños y, más o menos, a los cinco días en los adultos.

Si la operación la realiza un profesional adecuado no tiene porqué dar ningún tipo de complicación. Tan solo es esperable un poco de dolor en los días posteriores, que se mitigan con medicamentos, una leve disminución de la sensibilidad y tal vez algo de hormigueo en la zona.

Aunque, como cualquier técnica que requiere el paso por un quirófano, puede darse problemas inesperados, que en este caso, son de escasa importancia: hematomas en la piel que se aprecian al día siguiente, y que se quitan por sí solos a los pocos días o bien infecciones en el cartílago que ralentizan el período de cicatrización y aumentan la superficie de la misma. Para evitar esto último se suelen administrar antibióticos durante y después de la operación, siendo contadas las veces en las que es necesario drenar quirúrgicamente.
En el caso de que quedaran alteraciones en la forma de la oreja, éstas se resolverían después de unos seis meses cuando la inflamación ya ha bajado.

Aunque se trata de un tipo de cirugía que se realiza principalmente en niños con edades comprendidas entre los 4 y los 16 años, también se realiza en adultos de cualquier edad, sin que por ello exista ningún tipo de riesgo.
En el caso de los niños, es a partir de los 7 u 8 años cuando es más recomendable la operación pues las orejas tienen el tamaño definitivo, los cartílagos ya están totalmente formados y tienen la consistencia adecuada. Sin embargo hay casos en los que la edad se puede adelantar, cuando el niño presente problemas psicológicos y sociales relacionados con estas anomalías. Es por esto que se recomienda a los padres que no presten atención tanto a la edad, sino a la petición por parte del niño, pues aquél niño que realmente desea operarse y corregir el problema es el que más va a poner de su parte durante todo el procedimiento.

Para que el resultado de la misma sea lo más satisfactorio posible, es necesario que los pacientes que se la vayan a realizar entiendan que con ella no se van a conseguir las orejas perfectas, sino una mejoría apreciable. De hecho, con la otoplastia no se pretende conseguir la simetría de las orejas pues esto sería absolutamente antinatural.
Para evitar confusiones en este sentido es necesario comentar con el cirujano, antes de la operación lo que se espera de la misma y lo que se va a obtener realmente de ella. De esta manera no se producirá ningún tipo de desilusión.

¿Quiere más información sobre los precios?

Reserve una primera consulta GRATUITA llamando al 91 554 25 00.
Financiamos nuestras cirugías hasta en 5 años.

Pulse y nosotros le llamaremos gratis

Última Actualización: 17/12/2014


Pide tu 1ª consulta gratuita
Nosotros le llamamos. Haga clic aquí
Centro médico acreditado
C/ Bravo Murillo, 60 1ª planta
28003, Madrid
Tel: 915 542 500
Última actualización: 17/12/2014